Alberto Fernández intenta que Juan Manzur se tome licencia sin renunciar y piensa dejar “la lapicera” en manos de otro ministro

Actualidad 27 de octubre de 2022 Por ECV
El Presidente no quiere más cambios en su Gabinete y aspira a que el tucumano haga campaña en su provincia pero luego regrese a la Casa Rosada hasta diciembre
4

Por Cecilia Devanna

Alberto Fernández no quiere más cambios en su Gabinete. Tras las últimas cuatro salidas de ministros que se dieron en 15 días, el mandatario apunta a que sus funcionarios sigan de acá a lo que resta de mandato. Tal es así que insistirá para que Juan Manzur, que buscará ser vicegobernador de Tucumán, se tome licencia para hacer campaña y luego vuelva al cargo de jefe de Gabinete que ocupa desde septiembre de 2021, tras la primera gran crisis interna que atravesó la administración.

 

El mandatario nunca quiso hacer cambios, que terminaron siendo forzados en esa fecha, tras la derrota en las PASO y la embestida de Cristina Kirchner, con la ola de renuncias públicas. Las siguientes salidas se dieron por fuertes tensiones con el kirchnerismo: Martín Guzmán y Matías Kulfas dejaron Economía y Desarrollo Productivo luego de un largo desgaste.

 

La última estampida de ministros la protagonizaron Elizabeth Gómez Alcorta, Juan Zabaleta, Claudio Moroni y Jorge Ferraresi. En Balcarce 50 a cada salida le encuentran una explicación distinta a la idea de que los ministros no quieren quedarse hasta el final del mandato. En los casos de Zabaleta y Ferraresi recalcan que ambos “tenían que volver a sus municipios” por disputas locales; atribuyen la salida a Moroni una decisión personal, ligada a su salud, y resumen los motivos de la renuncia de Gómez Alcorta a sus diferencias por los desalojos en Villa Mascardi, dan cuenta de una decisión “respetable”.

 

“Alberto valora mucho a todos sus ministros y les reconoce sus trabajos, sobre todo, el enorme esfuerzo que cada uno desde su cartera hizo durante la pandemia”, sostienen cerca del mandatario. “Nadie tiene idea lo que fue gobernar en pandemia”, es una de las frases que repite seguido Fernández en referencia a sí mismo, pero también a su equipo. “Está muy conforme con todos y apunta a que sigan”, completan en su círculo íntimo. El detalle no es menor: hacer cambios en una coalición atravesada por las diferencias obliga a negociar y, cuando no se lo hace, como con los últimos nombramientos, también llegan comentarios de disconformidad por parte del ala dura del gobierno.

 

La salida de Manzur y el manejo de la lapicera

Respecto de la situación de Manzur, en la Casa Rosada detallan que Fernández le pide que se tome dos meses de licencia para encarar la campaña tucumana y luego vuelva a su despacho en el primer piso de Balcarce 50. Durante ese lapso, la gestión diaria quedaría a cargo Juan Manuel Olmos, actual segundo de la jefatura de Gabinete y uno de los hombres de mayor confianza del presidente.

 

Sin embargo, la firma de Manzur quedaría en manos de un ministro, como sucede cada vez que un jefe de Gabinete renuncia o se toma licencia. “No hay nombres, porque el Presidente no está pensando en eso”, juran en la Casa Rosada, en otro intento por dejar en claro que la salida de Manzur no se dará en lo inmediato.

 

Dentro del Gabinete, la idea de que Olmos quede a cargo de la gestión diaria, al menos por un tiempo, se ve con buenos ojos y las apuestas indican que, si Manzur no da un portazo definitivo, Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas, podría ser el elegido para llevar la firma del tucumano.

 

Cercano al Presidente, Katopodis es uno de los funcionarios que ostenta una cucarda de la que casi ninguno de sus pares puede alardear: tiene buenas relaciones con las tres terminales de la coalición oficialista. Además, es una de las cartas que el albertismo evalúa como posible candidato para 2023.

 

Su nombre es por estas horas, además, una tranquilidad para Fernández, que se maneja con la certeza de que Katopodis no volverá a San Martín para competir por la intendencia, como pasó con Ferraresi y Zabaleta. El sanmartinense además es uno de los pocos hombres del Gabinete que está desde que comenzó la administración de Fernández en diciembre de 2019. Junto a él, solo Eduardo “Wado” de Pedro, Matías Lammens, Juan Cabandié y Tristán Bauer permanecen desde el 10 de diciembre. Santiago Cafiero, otro “sobreviviente” de ese gabinete original, pasó de la jefatura de ministros a la Cancillería.

 

“Fue un gran jefe de Gabinete”, cuentan que aún hoy, más de un año del cambio obligado por Cristina Kirchner, repite Fernández sobre Cafiero, uno de sus hombres de consulta permanente. Pero descartan que pueda volver al despacho que ocupó hasta septiembre del año pasado, una versión que creció con fuerza en las horas posteriores a que Manzur anunciara su deseo de competir por Tucumán.

www.lanacion.com.ar/politica/alberto-fernandez-intenta-que-juan-manzur-se-tome-licencia-sin-renunciar-y-piensa-dejar-la-lapicera-nid27102022/

 

ECV

Te puede interesar